Los pies de los más pequeños pueden sufrir los mismos problemas que los mayores pero también algunos otros derivados de las particularidades propias del pie en desarrollo.

El sistema inmune se va desarrollando en el ser humano desde el nacimiento hasta la madurez, por ello las infecciones en los niños son más frecuentes y en los pies la probabilidad de sufrir una infección por el virus del papiloma humano o por hongos es mayor.

La incesante actividad que desarrollan los niños se suele traducir en una sudoración excesiva de los pies que a veces se acompaña de mal olor por un sobrecrecimiento de la flora bacteriana de la piel.

Los huesos se desarrollan y van osificándose desde el nacimiento hasta el final de la pubertad. Los huesos largos como el fémur y la tibia se van formando a partir de cartílagos de crecimiento que están expuestos a distintas fuerzas derivadas de la actividad diaria, el ejercicio y las posturas mantenidas al sentarse, dormir, etc. Esta plasticidad es la base del desarrollo individual de cada niño pero en ocasiones puede derivar en alteraciones cuando los estímulos no son los adecuados o son excesivos.

Al igual que los huesos, los músculos se van desarrollando y ganando fuerza para que el niño pueda caminar, saltar y correr a la vez que su peso y altura van aumentado, pero hay ocasiones en que este equilibrio se rompe y los músculos se ven superados apareciendo problemas a la hora de hacer ejercicio primero y más tarde al caminar apareciendo dolor y desánimo, como ocurre en los niños que acuden a lo consulta por presentar los pies planos.

Otras veces las alteraciones al caminar están derivadas por pequeñas alteraciones en la conformación ósea que deben ser diagnosticadas para su corrección quirúrgica.

Lo que es común a todas las alteraciones en el pie infantil es que el tiempo es un factor fundamental. La mayoría de los problemas tienen una solución efectiva cuanto antes se diagnostiquen y se comience el tratamiento.

Pies planos o valgos, dolores en talón, rodillas o cadera, dismetrías, infecciones, uñas incarnadas, papilomas, hipersudoración y mal olor. En Podalcare damos solución a todos estos problemas para que nada les pare.